El enviado especial de la ONU para Yemen, Yamal Benomar, y más de 300 personas, entre funcionarios del organismo internacional, cooperantes, representantes de empresas internacionales y sus familias, abandonaron el sábado el país árabe.
 
Una fuente confirmó a la AFP la salida de los empleados de la ONU y de sus organizaciones especializadas, y añadió que sólo queda en el país “el personal necesario para las misiones humanitarias urgentes”.
Otra fuente de la ONU informó a Efe de que fueron evacuados en tres aviones, que despegaron del aeropuerto internacional de Saná, donde se encontraban desde hace unas horas.
Benomar viaja primero a Adis Abeba y luego está previsto que se dirija a Egipto para participar en la cumbre árabe, que arrancó hoy en la localidad de Sharm al Sheij.
Los otros dos aviones tienen como destino Yibuti, agregó la fuente, que precisó que entre los evacuados hay extranjeros y yemeníes.
Escalada de violencia
Esta salida se produce en el marco de la escalada de la violencia en Yemen, donde una coalición árabe -liderada por Arabia Saudí- comenzó el pasado jueves a bombardear posiciones de los rebeldes hutíes.
El aeropuerto de Saná ha sido blanco de los bombardeos, el último la noche del viernes, y las autoridades han tenido que reparar tres socavones producidos por estos ataques en una pista.
Benomar ha mediado en los últimos meses en la crisis entre el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, y el movimiento chií de los hutíes, que tomó el poder en febrero pasado.
El pasado día 22, el enviado especial advirtió del grave deterioro que ha sufrido la situación en el Yemen y aseguró que el conflicto podría desembocar en algo similar a lo que se vive en Irak, Siria y Libia.
El presidente no regresa ‘por ahora’

En tanto, el presidente de Yemen Abd Rabo Mansur Hadi no regresa “por el momento” a su país y se ha ido de la cumbre árabe en Egipto con el rey saudí rumbo a Riad, declaró el ministro de Relaciones Exteriores yemení.
Hadi se fue de la cumbre de la Liga Árabe en Sharm el Sheij inmediatamente después de su discurso y el del rey Salman Ben Abdel Aziz y ambos tomaron un avión con destino a Riad, afirmó a la AFP el ministro Ryad Yasin.
“Por el momento, la situación debe primero estabilizarse”, respondió a la pregunta de si regresará luego a su bastión de Adén, en el sur de Yemen.
En su discurso en la cumbre egipcia, el presidente yemení afirmó que la operación militar de una coalición árabe liderada por Riad contra los rebeldes chiitas hutíes en Yemen continuará hasta que “se rindan”.
El monarca saudí añadió que la intervención armada durará hasta que se restablezca “la seguridad” en el país.
Fuga masiva
Por otro lado, un total de 428 presos huyeron este sábado de una cárcel en la provincia yemení de Saada, feudo de la milicia hutí, tras ser atacada por la coalición militar árabe encabezada por Arabia Saudí, informaron a Efe fuentes de seguridad.
El bombardeo, en el que murieron un guardia de la prisión y un reo, destruyó la entrada y otras partes de la cárcel, en la que cumplen pena personas condenadas por asesinato y narcotráfico, entre otros delitos.
Las fuentes dijeron que los presos lograron escapar debido a la confusión creada por el bombardeo y en medio del humo y las llamas que emanaron de una planta de gas cercana, que resultó destruida en un segundo ataque aéreo.
Esa planta es la mayor de la provincia de Saada, situada en el noroeste del Yemen y fronteriza con Arabia Saudí.
©Univision.com y Agencias